Tenga en cuenta que: Para poder disfrutar plenamente de todas las funciones de este sitio web se necesitan Flash y JavaScript. Asegúrese de que Flash y JavaScript están activados en las opciones de su navegador. Para descargarse la versión actual del plug-in de Flash, haga click aquí.

El Transporter de la primera generación.

1956

El 8 de marzo, la línea de montaje de la nueva planta construida por Volkswagen para fabricar el Transporter entregó sus primeras unidades; la producción en serie comenzó el 20 de abril.

Volkswagen también inició su actividad en Sudáfrica. La empresa adquirió las acciones del importador sudafricano y fundó una filial de montaje: Volkswagen of South Africa (PTY) Ltd., en Uitenhage.

El primero de los Transporter era un peso ligero: 890 kg con el depósito lleno, sin conductor y sin rueda de repuesto. Pero aun con esas cargas adicionales, el Tipo 2 (así se llamaba en oposición al Escarabajo, que era el Tipo 1) no llegaba a la tonelada: su tara era de 990 kg. Y su carga útil no estaba muy por debajo de ese valor: 750 kg. Con espacio para alojar de dos a tres personas en la cabina del conductor y un volumen de 4,6 m³ en la zona de carga, el Volkswagen Transporter se caracterizaba por su agilidad y gran rapidez (al menos, para las condiciones de la época): alcanzaba una velocidad máxima sostenida de 75 km/h. De ello se encargaba su pequeño (1131 c.c.) motor trasero que, aunque algo falto de fuelle, entregaba 18 kW a unas comedidas 3300 r.p.m. Este grupo propulsor no había sido concebido para entregar la máxima potencia, sino para ofrecer una fiabilidad óptima. Pero esta modestia se veía recompensada con un consumo en carretera de tan sólo 9 l/100 km y una gran durabilidad.

El T1 ha ido creciendo a lo largo de los años, por así decirlo, a medida que lo hacían sus cometidos. Hasta que fue relevado por el T2, su parabrisas dividido le permitió conservar un "rostro familiar" que guardaba cierta semejanza con el Escarabajo. Este parecido de familia no regresó al Transporter hasta 1996, cuando se dotó a las versiones para el transporte de personas del rostro "Happy Face" de sus hermanos pequeños.

1957

La demanda de los productos Volkswagen parecía no conocer límites. Las fábricas de Wolfsburgo, Braunschweig y Hanóver se encontraban al máximo de su capacidad de producción. Sin embargo, los pedidos pendientes se iban acumulando y la única solución consistía en volver a ampliar la capacidad productiva. Por este motivo, Volkswagen adquirió en noviembre unos terrenos en Kassel.

1958

La fábrica de Kassel comienza los trabajos de preparación de grupos propulsores con una plantilla de 25 empleados. La unidad número 250 000 de motor de sustitución fabricado desde 1948 es producida en la fábrica de Kassel. En aquel momento, casi uno de cada diez Volkswagen circulaba con un motor de sustitución, lo que para los propietarios de un Volkswagen representaba una buena oportunidad para ahorrar más del 50% del precio de un vehículo nuevo. El motor completamente nuevo, la garantía correspondiente y la renovación de todos los grupos auxiliares eran una prestación única en el sector del automóvil.

A partir del 11 de noviembre, además del Volkswagen Transporter, la fábrica de Hanóver pasó a fabricar también motores Volkswagen.

1959

La producción de motores arranca en la fábrica de Hanóver. Desde entonces se fabrican allí todos los motores bóxer de Volkswagen para el mercado interior alemán, entonces refrigerados por aire y ahora por agua.

1960

Con el comienzo del nuevo año de modelos, todos los Volkswagen pasan a equiparse con un motor de 25 kW y una caja de cambios completamente sincronizada.

1962

Se fabrica en Hanóver la unidad 1 000 000 del Transporter.

1964

Debido al continuo crecimiento de las exportaciones a ultramar, se funda la fábrica de Emden con unas excelentes instalaciones de embarque. A lo largo de los años siguientes, los más de 80 buques chárter de la flota de Volkswagen la convierten en la más grande del mundo de carácter privado y Emden se transforma en el mayor puerto para automóviles.

Inauguración de Volkswagen de Mexico S. A. de C. V. en Puebla. Su misión consiste en fabricar vehículos Volkswagen con tantos componentes de producción autóctona como sea posible, pero sin renunciar a la calidad ni a los precios moderados.

1966

La filial sudafricana es adquirida al 100% por Volkswagenwerk AG y pasa a denominarse Volkswagen of South Africa Ltd.